Se denomina así a la aplicación tópica de uno o más ácidos. Se utilizan principalmente para tratar manchas de la piel y estrías. También para mejorar el aspecto de la piel, el acné y reducir poros dilatados. Es una técnica no invasiva y según el tipo permite el retorno inmediato a las actividades cotidianas. Según el tipo de ácido la piel se descama o no.

Existen peelings superficiales que se pueden hacer incluso en verano con exposición solar y otros medios o profundos que contraindican la exposición solar hasta dos meses luego del tratamiento.