Es un tratamiento no invasivo en el cual se aumenta la temperatura de la dermis generando nuevo colágeno en la piel y mejorando el metabolismo celular y la circulación sanguínea.

Dependiendo del aparato puede ser mono, bi o multipolar y la potencia del mismo determina la frecuencia del tratamiento y la cantidad de sesiones.

Se puede utilizar para estética facial y corporal sólo o como un complemento muy efectivo para los tratamientos tensores y anti celulíticos.