El ozono es un gas derivado del oxígeno que presenta múltiples aplicaciones en medicina, y la medicina estética. Es un excelente antimicrobiano, el cual mejora la circulación sanguínea mejorando el metabolismo celular, lo que se traduce en mejor aspecto y alivio del dolor en determinados síndromes y cuadros traumatológicos.
A través de la máquina de ozonoterapia se pueden cargar jeringas para su inyección en los tejidos a tratar, se pueden insuflar mangas para colocar alrededor de los miembros y se puede ozonificar agua, sueros, aceites y cremas.