Se denomina a la aplicación de pequeñísimas dosis de fármacos intradérmicos vía inyectable. Se utiliza para tratar diversas condiciones de las cuales las más frecuentes son: celulitis, alopecía, envejecimiento cutáneo, manchas, flacidez, etc. Se realiza semanalmente un mínimo de 12 sesiones con un mantenimiento posterior quincenal. Es un procedimiento rápido y poco molesto.