Tratamientos no invasivos para mejorar edema de pies, tobillos o piernas, celulitis, várices, piernas cansadas, reducir el tejido adiposo, aumentar tono y volumen de los músculos, el tratamiento del dolor y contracturas musculares.